Fran Galisteo Campos, propieatario de The Barber Shop By Galisteo, realiza un corte.
Fran Galisteo Campos, propieatario de The Barber Shop By Galisteo, realiza un corte.

Fran Galisteo, el cordobés que aterrizó en Frailes por amor, emprende su negocio para atraer al público masculino

Se llama Fran Galisteo Campos. La suya es la historia de un joven que primero siguió el amor, luego el consejo de su padre y, por último, su sueño. Así creó en octubre del año pasado The Barber Shop By Galisteo, su primer negocio por cuenta propia, a los 20 años. Tres meses después, sigue al frente de la barbería, ubicada en Frailes, el pueblo de su pareja.

Galisteo, natural de Rute (Córdoba), cuenta a LaContracrónica la secuencia que lo ha convertido en empresario: se formó en grado medio de Peluquería Cosmética Capilar, conoció a Claudia, su novia, se afincó en Frailes y apareció una posibilidad de empleo. “Tengo mi trabajo de camarero. Hablé con mi padre y mi chica sobre las ventajas de tener un complemento laboral. Surgió la posibilidad de alquilar el local y no me lo pensé”, explica. El establecimiento ya era antes una peluquería. Eso ha facilitado a Galisteo el proceso de apertura y, también, de captación de clientes.

ESTILO

El negocio está concebido para hombres. “Es una barbería. A día de hoy, no me incentiva trabajar con mujeres, pero mis aspiraciones pasan por crecer y convertir el establecimiento en unisex”, cuenta.

Así, la clientela es, fundamentalmente, joven, tal y como refleja el perfil de Facebook del negocio. “Era lo que esperaba, aunque también vienen adultos y mayores”, dice. Las peticiones de corte se han concretado en el ‘semirapado’ de moda: el degradado. Galisteo también es un experto en el ‘hair tattoo’ (dibujos en la cabeza) y en las rayas en la testa al estilo de algunos futbolistas. Los tintes rubio platino son aún demandados en la Sierra Sur, y en Córdoba llegó a usar tonos grises y violetas.

AMBICIONES Y REFERENCIAS

Además, Fran Galisteo sigue la estela de su principal referente, Paco López. Tanto es así que el cordobés homenajea al peluquero sevillano imitando el nombre de la peluquería. “Mi sueño es montar una en Málaga y expandirme. Que suene mi nombre”, confiesa entre risas.

La vida del autónomo, reconoce, es dura, pero entiende que es la vía adecuada para curtirse y perseguir sus metas. De momento, es feliz en Frailes. “El pueblo me encanta. Y la gente me trata muy bien”, resuelve.

Comments

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here