Quejas por la pintada y el estado de una de las fachadas de la Catedral. Foto: Esperanza Calzado
Quejas por la pintada y el estado de una de las fachadas de la Catedral. Foto: Esperanza Calzado

Quejas por la aparición de una pintada fluorescente y la gran cantidad de orines en el templo candidato a Patrimonio de la Humanidad

Son las ocho de la tarde, es domingo. Una familia pasea con su perro por la fachada trasera de la Catedral. Por la calle Ramón y Cajal, numerosos vecinos caminan de regreso a casa después de un fin de semana de San José espléndido. Todos son ajenos al templo candidato a ser Patrimonio de la Humanidad que no se respeta. No se percatan de que los ‘pintores’ de la obra de Andrés de Vandelvira vuelven a hacer de las suyas. Esta vez no son los amigos de ‘Noe, la porrera’. Esta vez son ‘artistas’ más atrevidos, que optan por el naranja fluorescente para hacer una pequeña pero molesta marca en el monumento.

El sello de los amigos de lo ajeno no ha pasado desapercibido en las redes sociales. Tampoco lo ha hecho el estado de la trasera de la Catedral, con acumulación de orines. Las quejas son constantes. En parte por el incivismo de quienes lo hacen y, por otra, por la falta de seguridad. Claman por una solución.

Quejas por la pintada y el estado de una de las fachadas de la Catedral. Foto: Esperanza Calzado
Quejas por la pintada y el estado de una de las fachadas de la Catedral. Foto: Esperanza Calzado

La misma que, de momento, no llegará de los tribunales. Y es que el juzgado de Instrucción 3 de Jaén decidió archivar, hace unos días, la denuncia por las pintadas realizadas a finales de diciembre del año pasado. Fueron puestas en conocimiento del tribunal por colectivos ciudadanos y el PSOE. La falta de un autor desconocido ha llevado a su sobreseimiento, según publicó el Ideal. La falta de testigos y de cámaras dificultan localizar a los ‘artistas’ de la Catedral.

DENUNCIA

Además de las pintadas en la Catedral, fueron objeto de la denuncia las que aparecieron en diferentes inmuebles de gran valor patrimonial para la ciudad, como la Fuente de los Caños, la Fuente Imperial de las Bernardas o el Banco de España, entre otros. Todos, hechos que, a juicio de los denunciantes, “pudieran ser constitutivos de un delito de daños contra el patrimonio, tipificado en el 263 del Código Penal con el agravante de que se ha atentado contra el patrimonio histórico y artístico de la ciudad”.

Comments

comments