Concentración en Linares-Baeza para evitar el cierre de la sucursal de CajaSur.
Vecinos de la Estación Linares-Baeza se concentran a las puertas de la sucursal de CajaSur.

Los vecinos de la Estación se movilizan para evitar el cierre de la única sucursal bancaria de la entidad menor local

A la Estación Linares-Baeza le han ido despojando de todo. El próximo 17 de febrero perderá la única sucursal bancaria que opera en la entidad local menor. CajaSur ha comunicado al Ayuntamiento que cierra su oficina y que, a partir de ese día, sus clientes deberán realizar sus gestiones en Linares. Esto supone un duro golpe para muchos vecinos que, por diferentes motivos, tienen problemas de movilidad. Se trata, sobre todo, de personas mayores a las que no les resulta nada fácil desplazarse hasta la ciudad. Los vecinos se han echado hoy a la calle para protestar por la determinación de la entidad bancaria y para pedirle que reconsidere su postura con el fin de llegar a un entendimiento.

Concentración de protesta de los vecinos de la Estación.
Vecinos de la Estación Linares-Baeza, ante la sede de CajaSur en el municipio.

La alcaldesa, Mariola Aranda, con el apoyo de toda la Corporación Municipal, trata por todos los medios de evitar la clausura de la sucursal. Ha planteado infinidad de alternativas para que CajaSur se replantee la decisión, pero se niega en redondo a considerar cualquier otra posibilidad que no sea echar el candado. “No hay marcha atrás”, afirma la regidora. “Le hemos pedido que estudien todas las opciones, como abrir solo unos días concretos de la semana u otras fórmulas que permitan que siga abierta, pero no lo aceptan”, lamenta Mariola Aranda, del Partido Popular.

Insiste en que el cierre de la oficia producirá un gran trastorno a la población que, a partir del 17 de febrero, tendrá que desplazarse hasta Linares para realizar cualquier gestión, por pequeña que sea. Para muchas personas, supondrá, por ejemplo, perder toda la mañana. La regidora ha advertido a CajaSur que su postura puede tener consecuencias muy negativas para la entidad, como la pérdida de clientes. “La mayoría de la gente de aquí tiene sus cuentas en CajaSur, pero están dispuestos a cambiarse de banco. Al tener que ir a Linares, les da igual estar en esta que en otra entidad”, avisa. De hecho, Mariola Aranda ya ha mantenido contactos con otros bancos para estudiar la posibilidad de que operen en la Estación a través de oficinas móviles o agentes colaboradores. Incluso, facilitaría su implantación en el municipio. “Lo que no vamos hacer es dejar a la gente de la Estación sin una solución”, reitera. No descarta tampoco nuevas movilizaciones hasta que CajaSur abra una vía de negociación real que permita reconducir la situación.

Comments

comments